domingo, 20 de mayo de 2012

Algunas consideraciones Eucarísticas…



Observando un poco el desarrollo de nuestras celebraciones me he dado cuenta la falta de preparación de algunos fieles con respecto a la celebración eucarística; son muchos los que vienen sencillamente porque consideran la misa como un acto social, vienen porque fueran invitados a la misa de “…..”
Que si unos 15 años, un novenario, por la salud o recuperación de alguien… la celebración de la misa no puede ser vista como un evento social donde vamos para complacer a unos amigos o familiares. La Eucaristía es el encuentro de todos los bautizados para dar gracias a Dios por todos los prodigios que realiza diariamente en nuestras vidas y para ofrecernos juntamente con Jesús como oblación pura a Dios.
Es muy común también que lo único que le importa a ciertos fieles es que el cura les nombre a la persona por la cual ellos fueron a misa y si por alguna razón el sacerdote no les nombra su intención se atreven a decir: “PADRE YO PAGUE LA MISA Y NO ME NOMBRARON A……..”
Lo primero que tenemos que saber es que la sagrada eucaristía no tiene precio alguno, ya que el mismo Hijo de Dios se ofreció en el altar de la Cruz para nuestra salvación; en la pedagogía de la eucaristía (por nombrarla de alguna forma) se oran y se pide por todos los seres humanos tantos vivos o difuntos lo que pasa es que estamos tan distraídos en el transcurso de la celebración que no escuchamos cuando el presidente de la celebración dice: “Acuérdate Señor de toda la Iglesia reunida aquí” o cuando dice “Acuérdate Señor de nuestros hermanos difuntos” .
La Sagrada Eucaristía es de todos los bautizados no solo del cura, de las monjas o seminaristas todos tenemos que forma parte del desarrollo de la celebración ya que todos somos celebrantes y uno solo es el que preside (el sacerdote).

2 comentarios:

El Ceremoniero dijo...

Hola Alberto, muy apropiado el articulo. Creo que nos hace falta "formación" así se evitarían muchos problemas producto de la ignorancia, ya que esta es libre.

Abraham dijo...

Eso es correcto. Para que las ovejas no se descarríen como chivos, se requieren buenos pastores. Visité tu blog por indicaciones de Silverio. Me gustó. Escribe más y te seguiré leyendo. Ánimo.